ActualidadSin categoría

Dios siempre escucha toda oración

manos-en-oracion-fondo1

El amor de Dios es incomparable, más que su fuerza, poder, sabiduría, entre otros dones y potencias, “Dios es amor”, nos lo dice la primera carta de San Juan (4, 16), por ello Jesús está deseoso de escuchar a sus hijos, deseoso de ese dialogo espiritual, Él siempre nos escucha y sabe lo que llevamos dentro del corazón, como dice el salmo 137, 4 “Aún no está en mi lengua la palabra cuando ya tú, Señor, la conoces entera”. Es necesario recordar que Dios es amor, y no una central de pedidos, pues lamentablemente muchas personas buscan a Dios sólo para “pedir”, Pero recuerda hermano que Dios sabe de todas nuestras necesidades y nos las concederá si son para nuestro bien, si lo que le pedimos está dentro de su plan de salvación, si es para el bien de nuestra alma, por tanto confiemos que todo lo que hace el Señor es “perfecto”, todo lo que pasamos es para nuestro bien, a veces no entendemos el porqué, pero tiene una razón, Es necesario purificar primero nuestro interior, ya que lo que le interesa a Dios es “salvar nuestra alma”, pues de “que le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma”, Mt 16,24, estamos destinados a algo mayor, que aún no podemos entender, pero sólo viendo las maravillas de Dios en la naturaleza, y al conocer su amor, paz, bondad, misericordia, ¿Podemos empezar a imaginar a que estamos destinados…?

Por todo ello es importante y primordial que al dirigirnos a Dios primero le demos gracias, le adoremos, que nuestros labios lo alaben y ensalcen por todo lo creado y todo lo que nos brinda, Recordemos que nuestra boca habla de lo hay en el corazón, si nuestro corazón esta lleno de Dios, lo primero es alabarlo, bendecirlo, en otras palabras reconozco mi pequeñez y su grandeza, reconozco que me ama, y que soy un hijo agradecido, reconozco que tengo vida, salud, familia, comida, un techo, amigos, etc. Piensa hermano(a) que es lo que tienes que agradecer, luego mencionalo, que tu boca lo proclame… has la prueba, estaramos entrando en alabanza pura a nuestro Salvador, Luego es importante que escuchemos lo que Él nos dice, Dios siempre responde, sólo hay que saberlo escuchar, recordemos todo es para nuestro bien, entonces cabe la pregunta: ¿en qué estoy fallando, que tengo que cambiar, tengo odio, rencor, soberbia, miedo u otro sentimiento que no me permite ser libre, que no me permite amar y sentirme amado?, Este es el punto primordial, acercarnos a nuestro Padre, implica un cambio interior, para ser más agradables a nuestro Dios, luego de esto recién podemos presentar nuestras peticiones e incliuso para muchos no será necesario pues saldrán tan reconformados y seguros de nuestro Padre bueno, sabe de todas nuestras necesidades y nos dará lo que es para nuestro bien, saldremos confiados, pues, Dios escucha todas nuestras oraciones y peticiones. Muchos podrán preguntarse ¿Porqué Dios no me responde o me concede lo que le pido?, bien aquí tenemos el comentario Bíblico de la Biblia latinoamericana en Lucas 11, que invitamos a leer y meditarlo, el cual nos dará mucha luz al respecto.

Jesús nos invita a pedir con perseverancia, sin desanimarnos nunca, casi como cansando a Dios. Dios no nos daráoracion_cruz siempre lo que le pedimos o en la forma en que se lo pedimos, pues no sabemos lo que nos conviene. Pero nos dará espíritu santo, es decir, una visión más clara de su voluntad y, al mismo tiempo, ánimo para cumplirla. Al que llame a la puerta, se le abrirá (10). Como comentario de esta frase, ponemos a continuación una página del Padre Molinie: «Si Dios no abre de inmediato, no es porque le guste hacernos esperar. Si debemos perseverar en la oración, no es porque sea necesario un número determinado de invocaciones, sino porque se requiere cierta calidad, cierto tono de oración. Si fuéramos capaces de presentarla de entrada, sería inmediatamente escuchada. La oración es el gemido del Espíritu Santo en nosotros, como dice Pablo. Pero la repetición es necesaria para que ese gemido se abra camino en nuestro corazón de piedra, al igual que la gota persistente desgasta hasta las rocas más duras. Repitiendo con perseverancia el Padrenuestro o el Avemaría, podremos esperar que algún día lográremos rezarlo en un tono que se armonice perfectamente con el deseo de Dios, pues él está esperando ese gemido, que es el único que lo puede conmover, porque, en realidad, ha salido de su propio corazón. Mientras no logremos dar esta nota, o más bien, no logremos extraerla de nosotros mismos, Dios no puede ser vencido. Y no porque Dios esté a la defensiva, sino porque es pura ternura y fluidez, y mientras no exista algo semejante en nosotros, no circulará la corriente entre él y nosotros. El hombre se cansa de la oración, pero si persevera y no se desanima, depondrá poco a poco la soberbia hasta que, agotado y vencido, consiga mucho más de lo que hubiera podido desear

Es-confiable-la-bibliaPor tanto hermanos nunca nos desanimemos, ni menos pensamos que Dios no nos escucha, Dios tiene un plan perfecto para nuestras vidas, aunque a veces no lo entendendamos, esforcémonos por tanto en orar y orar cada vez más, sólo con el corazón y cuando haya dudas o temores, abramos la Biblia y proclamemos algún salmo o versiculos de la Biblia. Por ejemplo el salmo 91 es una oración preciosa, Mateo 6, Juan 16, son textos que nos dan mucha fuerza. De igual forma cuando sintamos vanidad, soberbia, irá u otro sentimiento negativo, leamos la Biblia, es necesario tener un equilibrio y un corazón afianzado en el amor. Proverbios 29:23, Eclo.10,12, Eclesiastés 7:9, ; Efe. 4:17, Rom 8,20 La palabra de Dios es poderosa, recordemos que nos dice Isaias 10: sí como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come, así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mí estéril, sino que realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que yo le encomendé

No temas porqué Dios no te abandona, tienes miedo de perderte y de haber perdido ya ha Dios y me preguntas ¿dónde se encuentra Él? , Él está en ti y tú en Él. Padre Pio.

Tomado de: http://www.catequesisfamiliarcap.org/index.php?option=com_content&view=article&id=55:dios-siempre-esta-a-tu-lado-y-te-escucha&catid=20:idios-escucha-toda-oracion&Itemid=4

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba