Noticias

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA Y SU PEDAGOGÍA DE CATEQUISTA 13 de mayo

QUERIDOS CATEQUISTAS,

Celebremos con júbilo la presencia de María en nuestras vidas. Que la Virgen de Fátima interceda por la paz del mundo.

Desde el 13 de mayo de 1917 en Cova de Iría, Fátima, Portugal la Sma. Virgen María se apareció por seis veces a tres pastorcitos: Lucía, Francisco y Jacinta. En un hermoso libro titulado «Memorias de Lucía», la que vio a la Virgen cuenta todos los detalles de esas apariciones. Pero ahora nos vamos a detener un poco a sacar unos rasgos de su pedagogía, que encontraremos también en muchas otras apariciones milagrosas de la Madre de Jesús.

RASGOS DE LA PEDAGOGÍA DE LA CATEQUESIS DE LA VIRGEN DE FÁTIMA

La Virgen María, Madre de Jesús en su advocación de Nuestra Señora de Fátima, ofrece una pedagogía para la formación de los discípulos de Cristo, una pedagogía de la cual el catequista puede enriquecerse.

1.- María en Fátima, baja al encuentro de los hijos, sabe del sufrimiento y quiere estar presente en las penas y dolores de sus hijos.

Bajar al encuentro es signo de humildad, María se sabe pequeña y se hace pequeña para estar al lado de los pequeños Lc 1. 48. En la Catequesis es importante ponerse al nivel de los oyentes, niños, adolescentes, jóvenes, no con una

2.- María en Fátima, escucha y busca mostrar su amor, su misericordia para llevarnos a su hijo Jesús. Lc. 1, 54 la misericordia de Dios a través de María, su Madre que se acuerda siempre de los que sufren y recurren a ella. En la catequesis, mostrar el rostro misericordioso de Dios es parte de la práctica del ser cristiano, sobretodo en estos tiempos en que la venganza, el odio entre hermanos se agudiza, María viene a recordarnos que Dios escucha el sufrimiento y muestra su misericordia a los necesitados.

3.- María, acompaña el camino de fe de los tres jovencitos, que representan a los discípulos que se dejan guiar por las manos maternales de ella. María acompañó a los discípulos en el cenáculo todo el tiempo hasta la venida del Espíritu santo, sosteniendo el camino de una fe a veces vacilante. Así en la Catequesis, toca acompañar a quienes van iniciando un camino de fe, con ternura y compasión.

4.- María en Fátima, pide que se rece el rosario por la paz del mundo. María hace suyos los dolores de quienes sufren la guerra y ofrece una herramienta para terminar con ella, rezar el rosario. María es la intercesora por excelencia y ha dejado un testamento espiritual:

 «Es necesario rezar el rosario para que se termine la guerra. Con la oración a la Virgen se puede obtener la paz. Cuando sufran algo digan: ‘Oh Jesús, es por tu amor y por la conversión de los pecadores'». (Tercera aparición: 13 de julio de 1917).

EN LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA DEL PAPA SAN PABLO VI «MARIALIS CULTUS» RESPECTO AL ROSARIO SEÑALA:

«Oración evangélica centrada en el misterio de la Encarnación redentora, el Rosario es, pues, oración de orientación profundamente cristológica. En efecto, su elemento más característico —la repetición litánica en alabanza constante a Cristo, término último de la anunciación del Ángel y del saludo de la Madre del Bautista: «Bendito el fruto de tu vientre» (Lc 1,42). Diremos más: la repetición del Ave María constituye el tejido sobre el cual se desarrolla la contemplación de los misterios; el Jesús que toda Ave María recuerda, es el mismo que la sucesión de los misterios nos propone una y otra vez como Hijo de Dios y de la Virgen, nacido en una gruta de Belén; presentado por la Madre en el Templo; joven lleno de celo por las cosas de su Padre; Redentor agonizante en el huerto; flagelado y coronado de espinas; cargado con la cruz y agonizante en el calvario; resucitado de la muerte y ascendido a la gloria del Padre para derramar el don del Espíritu Santo. Es sabido que, precisamente para favorecer la contemplación y «que la mente corresponda a la voz», se solía en otros tiempos —y la costumbre se ha conservado en varias regiones— añadir al nombre de Jesús, en cada Ave María, una cláusula que recordase el misterio anunciado.»

ENSEÑAR A LOS CHICOS DE LA CATEQUESIS A REZAR EL ROSARIO

Esta fiesta de la Virgen de Fátima, es una oportunidad para retomar el rezo del santo Rosario en la Catequesis, con creatividad motivar a esta hermosa costumbre y sobre todo para rezarlo en familia. Buscad las formas para que disfruten rezarlo.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba