Noticias

Frases destacadas de San Juan de Ávila para inspirar a los catequistas en su labor evangelizadora

El día 10 de mayo es la fiesta de San Juan de Avila, santo patrón del clero español desde 1946. Este santo fue un sacerdote y escritor ascético español que se preocupó por la enseñanza del catecismo desde sus primeros años como sacerdote, fundando escuelas y agrupando a niños y adultos en lugares especiales. También inventó un catecismo en verso que tuvo tanto éxito que los jesuitas lo adoptaron en sus colegios.

San Juan de Ávila es considerado un buen modelo y estímulo para nosotros los catequistas, en cuanta a anunciar  con seguridad el núcleo del mensaje cristiano y formar en los misterios centrales de nuestra fe.  Los consejos que escribe para los catequistas son sumamente prácticos y actuales. Subraya la necesidad de una buena relación pedagógica entre educador y alumno, y destaca la importancia de la repetición y la participación activa del alumno en el aprendizaje. Además, propone una formación integral con un enfoque eminentemente cristiano que apunte a «buenas costumbres».

Hemos recopilado algunas frases destacadas para animarnos en nuestro ministerio:

  • «La verdadera enseñanza es la que se hace con obras, no con palabras».
  • «El catequista es como un alfarero que tiene que modelar al barro, pero el barro le resiste y le rechaza; pero si el alfarero es bueno, lo conseguirá».
  • «La catequesis debe ser como la miel en la boca, que aunque se sepa dulce, no se traga sin antes haberla saboreado bien».
  • «La catequesis es como la lluvia que empapa el suelo y hace crecer las semillas».
  • «El catequista debe ser como el buen pastor que cuida de sus ovejas, las conoce y las protege».
  • «La catequesis debe ser sencilla, clara y adaptada a cada persona».
  • «La catequesis debe ser siempre un encuentro con Jesucristo».
  • «La catequesis es el corazón de la evangelización».

Estas y otras frases de San Juan de Ávila nos invitan a ser catequistas comprometidos y apasionados en nuestro ministerio, buscando siempre que los que acompañamos se encuentren con Jesucristo. Sigamos su ejemplo y pidamos su intercesión para ser mejores catequistas cada día.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba