Actualidad

EcoEvangelio Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor

El mensaje del EcoEvangelio de este domingo quiere invitarnos a mirar a Jesús en su abajamiento y entrega hasta la muerte de cruz, y desde ahí ubicarnos en nuestro rol y lugar en el mundo. Hemos sido llamados a ser administradores de la Casa común, pero eso no equivale a suplantar al Creador. Intervenir indiscriminadamente en el mundo creado es una tentación de «querer ser como Dios». Laudato si’, nos dirá: «No somos Dios, la tierra nos precede y nos ha sido dada» (LS 67).

Alterar la armonía existente en nuestro mundo nos pasará una factura muy alta que, seguramente nunca podremos pagar. Si bien hemos de asumir nuestro rol de administradores en la Casa común, no podemos sacar provecho de ello y destruir lo que nos ha sido dado. Con nuestra inteligencia, sabiduría y corazón hemos de entregarnos y servir al florecimiento de toda forma de vida. Esto presupone estar libres interiormente, de otra manera es difícil superar la voracidad que arruina el mundo.

La libertad interior nos la da Dios. Si dejamos que Él nos habite podremos ir más allá del solo “administrar”; contemplaremos nuestro mundo con actitud agradecida y alabaremos a nuestro Creador que vive entre nosotros y en lo que nos rodea (cf. LS 225).

Si quieres leer la reflexión completa del EcoEvangelio Pincha Aquí

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba